El poder del amor propio

Una vida feliz y saludable depende de si la nutres bien regularmente. Aprender sobre el amor propio puede cambiar drásticamente el curso de tu vida. Y no, no siempre se trata de terapias de chocolates, baños de burbujas e ir de compras.

También puede ser sobre cómo nutres tu cuerpo. Tal vez te preguntes ¿cómo se relaciona todo esto con la comida y las decisiones que tomamos en relación con nuestra alimentación?

Las decisiones que tomamos en cuando a la comida se relacionan directamente con otras cosas que pasan en nuestras vidas. Entender la base de nuestras decisiones puede ser muy útil para desarrollar un plan exitoso. Este requiere que tomemos un paso hacia atrás para ver el panorama completo y analizar la situación para poder reflexionar y tomar decisiones saludables. 

A medida que comiences a pensar sobre cómo te gustaría comenzar a “nutrir” tu cuerpo, pregúntate lo siguiente: 

  • ¿Cuáles son mis retos alimentarios? Reconoces algunos de tus problemas en relación con la comida que pudieran “arreglarse” con una “dieta”.
  • Recopila información sobre los cambios que quieres hacer en tu alimentación o la dieta que desees llevar. Solo porque Lucy Su perdió 30 libras no quiere decir que el plan o la dieta que siguió te funcionará igual a ti.
  • Define el éxito en relación con la nutrición de tu cuerpo de una manera más amplia. El éxito no necesariamente se evalúa según el número de libras perdidas o en los cambios inmediatos en la presión arterial. El éxito puede ser sentirse mejor, sentirse fortalecido por el cambio en la alimentación o que a diario y constantemente estás haciendo algo positivo en favor de tu persona.
  • Todos venimos de diferentes lugares y con diferentes costumbres. Afrontar las luchas que yacen debajo de esas costumbres puede darnos un sentido de liberación cuando nos disponemos a afrontarlas.
  • Culparnos o castigarnos por nuestra condición médica actual nunca nos dará buenos resultados que perduren. Opta por analizar la situación por lo que es en el momento y comprométete a mejorar la situación; tú te mereces sentir mejor, eso es amor propio.
  • Nutre tu espiritualidad. Acoge el amor y la energía que fluye a través de ti cuando te sientes conectado a algo.

Cuando pienses en la palabra nutrir o consideres el amor propio y cuidado personal, vendrán a tu mente palabras como apreciar, nutrir, acoger o cuidar, así como, proveer comida u otras cosas necesarias para el crecimiento, salud y buen acondicionamiento. Aunque no muchas veces escuchamos a las personas decir que se alimentan para nutrirse, cuidarse o para su crecimiento. 

Las personas comen porque tienen hambre o consumen ciertas comidas porque quieren perder peso o aumentar su musculatura. Tal vez están tratando de manejar una enfermedad o simplemente comen porque es hora de comer. Pero siendo honestos, ¿alguna vez has comido simplemente porque la comida está a tu alcance?

Considera las siguientes sugerencias para ayudarte a nutrir y cuidar tu espíritu:

  1. Haz lo que te gusta hacer.
  2. Rodéate de personas que te apoyen.
  3. Presta atención a las señales que te da tu cuerpo.
  4. Conéctate con algo que sea mayor que tú.
  5. Aprende y crece.

¿Vas a tratar de hacer estas preguntas y tomar las sugerencias? Comparte como te va en los comentarios.

Anonymous