Alerta a las señales de un ataque de asma

Si tu hijo padece de asma, siempre vas a estar atento a la posibilidad de un ataque de asma: tos, sibilancia, dificultad para respirar y opresión en el pecho. Además, debes estar atento a los siguientes síntomas sutiles, como:

  • sensación de cansancio;
  • malhumorado o irritable;
  • nerviosismo;
  • picazón en el cuello;
  • ojeras.

 ¿Qué debes hacer si tu hijo tiene estos síntomas? Usa un medidor de flujo espiratorio máximo para ver si las vías respiratorias están estrechas o bloqueadas. Si el flujo espiratorio máximo es bajo o aparecen otros síntomas de asma como sibilancias, debes usar un medicamento de alivio rápido o un medicamento de ayuda inmediata (llamados broncodilatadores). Estos medicamentos ayudan a relajar los músculos de las vías respiratorias del niño, facilitando la respiración.

Ten un Plan para combatir el asma que describa qué hacer cuando tu hijo tenga una crisis asmática. Comparte este plan en la escuela de tu hijo y con cualquier persona que lo cuide, incluidos abuelos y niñeras.

Síntomas de que el asma se ha agravado

Es importante que el asma de tu hijo se mantenga controlada. Para ayudar a controlar los síntomas de asma de tu hijo es recomendable cambiar los medicamentos u otros pasos. Si tu hijo presenta alguno de los siguientes síntomas, que podrían indicar un agravamiento del asma, habla con el médico:

  • Los síntomas del asma son más severos, ocurren más a menudo, causan molestia por la noche o hacen que tu hijo pierda el sueño.
  • El medicamento para el asma de tu hijo ya no surte efecto.
  • Tu hijo necesita medicamentos de alivio rápido dos o más veces por semana.
  • Tu hijo necesita ir al hospital debido a un ataque de asma.
  • Mantén un registro de las lecturas del medidor de flujo espiratorio máximo de tu hijo para que puedas saber cuándo las lecturas son normales o no. El médico también podría pedirte que hagas un seguimiento de estas lecturas diariamente durante varias semanas antes de la consulta.

 Señales de peligro

Si tu hijo tiene alguno de estos síntomas, llama al 9-1-1 de inmediato:

  • problemas para caminar o hablar;
  • respiración demasiado lenta;
  • pulso rápido;
  • encorvamiento;
  • labios o uñas azuladas o grisáceas;
  • somnolencia o confusión severa;
  • ansiedad debido a la dificultad para respirar.

 

Visita nuestro sitio web para obtener más información sobre el asma y la iniciativa Enfrentar el asma.

Anonymous