¿Cuán seria es la cirrosis?

¿Cuán seria es la cirrosis?

Read in English¿Sabías que no puedes vivir sin el hígado? El hígado cumple funciones vitales para tu cuerpo:

  • Convierte lo que comes y tomas en energía y nutrientes.
  • Elimina lo dañino de tu cuerpo, como el alcohol de tu sangre.

Debido a estas importantes funciones, con frecuencia, cualquier problema de hígado es causa de preocupación. Últimamente, una de las condiciones del hígado que ha estado en aumento es el número de casos de cirrosis.

¿Qué es la cirrosis?

La cirrosis es una enfermedad en la que en el hígado se forma tejido fibroso, obstruyendo el proceso normal del hígado.

Cualquier cosa que le haga daño al hígado puede causar cirrosis, pero estas son las causas más comunes:

  • Abuso de alcohol: El abuso de alcohol a largo plazo es la causa principal de cirrosis en los Estados Unidos.
  • Hepatitis: La hepatitis C es la segunda causa más común de cirrosis, pero las hepatitis B y D crónica también pueden causar cirrosis.
  • Enfermedad del hígado graso: La acumulación de grasa en el hígado que no está relacionada al abuso de alcohol también puede causar cirrosis. Con frecuencia, las personas que tienen enfermedad del hígado graso son obesas, sufren de diabetes y colesterol alto y tienen pobres hábitos de alimentación.

Recientemente, Blue Cross and Blue Shield of Texas (BCBSTX) se unió a un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Loyola para entender mejor la cirrosis. Esto nos permite ayudar a los médicos a anticipar y tratar el aumento en los casos de cirrosis que pudiesen estar tratando. También queremos ayudarte a obtener la información correcta que pudieras necesitar en caso de que tú o un ser querido tenga la probabilidad de contraer cirrosis o si ya han recibido un diagnóstico.

En la década de 1970 hasta principios de los noventa, se reportó un gran número de infecciones de hepatitis C. Esto sumado al hecho que pudiera tomar entre 20 o 30 años para que la cirrosis se presente en pacientes de hepatitis C, pudiera esclarecer por qué recientemente el número de casos de cirrosis ha aumentado. Se espera que los casos de cirrosis continúen aumentando en el futuro. De hecho, el estudio dirigido por BCBSTX y los investigadores clínicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Loyola reveló que los pacientes que sufrían de cirrosis causada por hepatitis C tenían peores tasas de sobrevivencia que aquellos cuya cirrosis había sido causada por enfermedad del hígado graso.

Señales de cirrosis

Lamentablemente, básicamente, la cirrosis no se puede detectar en las etapas tempranas de la enfermedad. Según la enfermedad progresa, las personas pueden experimentar estas señales:

  • cansancio o debilidad
  • náuseas
  • falta de apetito
  • sangrado y formación de moretones
  • hinchazón del abdomen y piernas
  • ictericia
  • picazón o irritación en la piel
  • pérdida de peso
  • vasos sanguíneos en forma de araña en la piel

El estudio reveló otros datos de interés:

  • Los pacientes con diabetes tuvieron peores tasas de sobrevivencia, independientemente de si su cirrosis fue causada por hepatitis C o por enfermedad de hígado
  • Existe una mayor probabilidad de que los pacientes que desarrollan cáncer del hígado sean hombres, sufran de hepatitis C o B y que los mismos tienen una menor probabilidad de sufrir de enfermedad hepática alcohólica.
  • Si experimentas cualquiera de estos síntomas, te recomendamos que programes una cita con tu médico cuanto antes. Por lo general, tu médico te examinará, ordenará pruebas de sangre y posiblemente una biopsia del hígado si considera que sufres de cirrosis.

Tratamiento

No existe una píldora mágica ni tratamiento que cure la cirrosis, pero sí hay maneras de ponerle un freno o de detener el progreso de la enfermedad.

Las opciones para el tratamiento dependen de lo que causa la cirrosis y pueden variar, desde cambios al estilo de vida (por ejemplo, dejar de consumir alcohol y perder peso) hasta tomar medicamentos. Si el daño causado al hígado es muy severo, tu médico pudiera recomendar un trasplante de hígado.

¿Cómo puedo reducir mi probabilidad de sufrir de cirrosis

Maneras en las que puedes cuidar tu hígado y reducir las probabilidades de padecer cirrosis:

  • Consume alcohol en moderación: Para las mujeres esto sería un trago por noche y para los hombres dos tragos por noche.
  • Mantén un estilo de vida saludable: Haz ejercicio con frecuencia y no comas muchos alimentos grasosos.
  • Reduce el riesgo de padecer hepatitis: Consulta a tu médico acerca de la vacuna contra la hepatitis B, no compartas jeringas y protégete si planificas tener relaciones sexuales.

Échale un vistazo a PULSE para recibir más datos de nuestra investigación sobre cirrosis y cáncer de hígado.

Anonymous