Historias inéditas de las salas de emergencias: Cuando los síntomas no son tan terribles como pensabas

 Nadie despierta diciendo: “guau, ¿cómo me gustaría consentirme e ir a la sala de emergencias hoy?”. ¡Eso sería una pesadilla! La temperatura corporal no es tan alta, la espera puede ser larga, (especialmente si tienes que sentarte en las sillas de la sala de espera), y todos a tu alrededor padecen de algún mal o, peor aún, algo contagioso.

Hablando en serio, hay ocasiones en las que ir a la sala de emergencias es la mejor opción. Recuerdo una ocasión en la que mi esposo decidió decorar a última hora, un día antes de Noche de las Brujas, para que todos los niños se emocionaran con las decoraciones. Andaba tan apurado que perdió el equilibrio, se cayó de la escalera y terminó en un hoyo. Y se fracturó su… bueno, varias vertebras. 

Pero, ¿qué tal las veces cuando no es necesario ir a la sala de emergencias? ¿Qué si, en lugar de ir a la sala de emergencias, pudieras recibir atención de tu médico de cabecera, en la clínica de una farmacia o en un centro de atención médica urgente? ¿Y si con eso ahorras tiempo y dinero? ¿Qué si pudieras tratar ese dolor fastidioso antes de que empeore? Tu cuerpo y tu cartera te lo agradecerán. 

A muchos nos aterra no saber qué pasa con nuestro cuerpo, más cuando se trata de un ser amado o de un hijo. Nuestra primera reacción es ir a la sala de emergencias. Sin embargo, si tu caso no pone tu vida en peligro, ir a la sala de emergencia te costará más tiempo y dinero que cuando consultas en una clínica para pacientes ambulatorios, un centro de atención médica inmediata o a tu médico. 

 Las salas de emergencias clasifican a sus pacientes según su condición médica. Los más graves se atienden primero. Si tu condición médica pone tu vida en peligro, se te dará prioridad y no tendrás que esperar. Si eres la persona que se fracturó un dedo cuando se le cayó el martillo en el pie, tendrás que esperar hasta que las personas más graves sean atendidas. Así que, si estás congestionado o si sufres de irritación en la piel por hiedra venenosa, y es viernes por la noche, terminarás esperando un buen rato.

¿Y qué puede ser más temible que esperar en la sala de emergencias? Ver los cobros de la sala de emergencias. Puede resultar toda una pesadilla. Mucho después de que te recuperes, empezarás a recibir facturas. Por eso, antes de buscar atención, infórmate acerca de tus opciones. Prepara un plan de acción. Si algún día necesitas ir a una sala de emergencias, es necesario saber adónde ir, incluso en casos en los que necesites atención urgente o inmediata, que no sea de emergencia.

Enseguida encontrarás una lista de malestares, que no ponen tu vida en peligro, pero que son muy comunes en las salas de emergencias y un plan de acción en caso de que experimentes alguno de estos “síntomas de terror”.

Irritación de garganta

Acaso, ¿algún vampiro te agarro del cuello? Aunque duela, la irritación de garganta no amerita ir a la sala de emergencias. Pregúntale a tu medico qué medicamento te recomienda o acude a la clínica de una farmacia o a un centro de atención médica urgente. Si se trata de algo más serio, ellos sabrán qué hacer. Un collar de ajo también te puede ayudar.

Heridas

¿Te clavaste una horquilla en un dedo del pie mientras peleabas contra los zombis? Bueno, no es necesario gastar tu dinero en una sala de emergencias. En un centro de atención médica urgente pueden sacarte rayos X, suturar la herida y recetarte medicamentos para evitar cualquier infección. 

Infecciones de los senos nasales/Rinitis

Una congestión nasal severa puede hacerte sentir como si estuvieras en una pesadilla, pero el verdadero susto te lo dará la factura. Si sufres una infección de los senos nasales, tu mejor opción es recibir atención de tu médico de cabecera, en la clínica de una farmacia o en un centro de atención médica urgente. Si tus síntomas empeoran, o si se trata de un niño, este problema puede volverse más serio. 

Estreñimiento

Cuando ya no puedes más, ¿sabes adónde ir? Aunque no lo creas, muchas personas que sufren de estreñimiento acuden a la sala de emergencias. Pero, consultar primero a tu médico no es mala idea, ya que él puede brindarte la ayuda que necesites. Así como con la rinitis, existen varios grados de severidad. Si estás experimentando  obstrucción intestinal, tú médico te indicará dónde recibir atención. 

Otros síntomas

 ¿Te preocupa que el chico en el autobús o la chica que se sienta al lado en el trabajo te contagien de algo? Si se trata de una condición seria que te pone en peligro (de convertirte en zombi), tal vez sea necesario que vayas a una sala de emergencias. Pero te recomendamos que acudas primero a tu médico o consulta en una clínica para tratar síntomas como dolores de cabeza o congestión de pecho. 

Anonymous