Hipertensión: El espía que nos acompaña

Si la hipertensión fuese un personaje en una novela de espías, se llamaría “el asesino silencioso”. Viviría muy callado entre nosotros, moviéndose sin ser visto mientras nos destruye por dentro. Si pasa mucho tiempo sin ser descubierto, pudiera hasta causar la muerte.

Definitivamente es un enemigo peligroso. Pero este enemigo no es de ciencia ficción. Muchas personas se encuentran con este enemigo durante sus vidas, pero fallan en tomar acción. La hipertensión es mayormente conocida como presión arterial alta. Algunos de los resultados  incluyen:

  • enfermedades cardíacas
  • derrame cerebral
  • daño a los riñones
  • pérdida de la vista
  • angina de pecho (dolor de pecho debido a que el corazón no recibe suficiente sangre rica en oxígeno) y
  • enfermedad vascular periférica (coágulos en las arterias que circulan sangre a través del cuerpo)

A la presión arterial alta se le llama la enfermedad sin síntomas, el asesino silencioso, porque en realidad, no hay signos que indiquen que existe. Si no se trata, la presión arterial alta puede causar problemas para toda la vida. Pero no pienses que no tienes ayuda. De hecho, si te propones tomar unos pasos sencillos temprano y con frecuencia, te puede ayudar a controlar los problemas que puede causar.

Descubriendo el misterio
Muchas personas sufren de la presión arterial alta y no lo saben. Podrás confirmarlo al hacerte un examen de salud rutinario.

Tu médico puede medir ambas, tu presión arterial sistólica (la presión en las paredes de las arterias cuando el corazón late) y tu presión diastólica (la presión en las paredes de las arterias cuando el corazón se relaja entre los latidos). La máquina que mide la presión arterial usa el término mm/HG porque mide en milímetros de mercurio. American Heart Association (AHA) declara que la presión preferida es menor de 120 sistólica y 80 diastólica (120/80).

American Heart Association explica que las lecturas de presión arterial más altas de 140/90 con frecuencia significan que la persona pudiese estar en riesgo de sufrir problemas graves. Si un examen de salud muestra que tienes presión arterial alta, tu médico te recomendará maneras para tratarla.

Lo que puede aumentar tu riesgo de sufrir de presión arterial alta
Hay varios factores que pueden aumentar tu riesgo de sufrir de presión arterial alta, incluidos:

¿Quieres saber qué problemas te puede causar la presión arterial alta? La calculadora de riesgos de American Heart Association puede hacer un cálculo, en base a tu presión arterial y otros factores, sobre cuál es tu riesgo de sufrir un derrame cerebral, ataque al corazón, enfermedad renal y mucho más. Esta calculadora también hará un estimado de cómo los cambios en tu estilo de vida pueden bajar tu presión arterial y reducir tus riesgos de salud. Te recomendamos que trates de usar la calculadora.

Cómo prevenir y tratar la presión arterial alta
Si no has sido diagnosticado con presión arterial alta, hay unos pasos sencillos que puedes tomar para ayudar a asegurar que nunca sufras de esta condición. Estos pasos también ayudarán a tratar y reducir los problemas que causa para aquellos que ya la sufren. Te ofrecemos algunos de los cambios de estilo de vida que pudiesen ayudarte:

  • Mejora tu dieta – Comienza reduciendo la cantidad de sal que consumes. Limita el azúcar que consumes y busca una dieta rica en frutas, vegetales, comidas integrales, frijoles (habichuelas), carne de ave sin piel y carnes magras y pescado.
  • Ejercítate – Aunque sea hacer un poco de ejercicio, tal como una caminata enérgica por 30 minutos o más, cinco días a la semana, te puede ayudar. Mantenerte activo ayuda a reducir la presión arterial alta, controlar tu peso y reducir tu estrés.
  • Mantén un peso saludable – Perder tan poco como cinco a 10 libras pudiese ayudarte a reducir tu presión arterial alta. Házte un chequeo de tu índice de masa corporal (Body Mass Index, BMI, en inglés) que mide tu peso en relación a tu altura. Esto te puede ayudar a descifrar un peso saludable que pudieses tener como objetivo.
  • Evita el humo del tabaco y limita el alcohol – Cada cigarrillo que fumas te aumenta temporalmente la presión arterial alta. Tomar demasiado alcohol puede aumentar la presión arterial. Limita el consumo de alcohol a no más de dos tragos por día si eres hombre y a no más de un trago por día si eres mujer.

¡No dejes de tomar acción para mejorar tu salud antes de que tengas que hacerlo bajo presión! Consulta a tu médico para que recibes más información relacionada a la presión arterial y la enfermedad coronaria.

Anonymous